2011

Jose García



Pau Serra
ORDEN POR AUTORES

2013

Pau Serra



2014

Pau Serra



Encuadre de este relato estudio

Esto es un relato en base a experiencias personales y está referido a los trabajos de

Escuela (Disciplina, Ascesis, etc.). No es una monografía en la que hay una

investigación de campo, etc. Sí que hay cierta bibliografía complementaria, cierto

estudio y reflexión.

He considerado que la temática abordada forma parte de los temas de interés de la

Escuela. En cuanto al desarrollo he tratado de que resulte claro y metódico dentro

de mis posibilidades. 

El interés de esta reflexión es rastrear distintas enseñanzas siguiendo un

impulso interno que irrumpe con fuerza como Propósito. He buscado esas

enseñanzas en las que estaba claro que había que acometer un esfuerzo consciente

en esta vida, y el para qué, el sentido de ese Propósito. En el rastreo de ese

Propósito el primario es y ha sido el anhelo de configurarlo internamente con

la mayor precisión posible. El tema de la propia finitud ha surgido como algo de

suma importancia para ganar en criterio de realidad, así que he tratado de

comprender distintos modos de colocarse frente a ella, buscando mayor encaje e

internalización.

También surgió el interés de incursionar en el futuro con la intención de reconsiderar

algunas imágenes cristalizadas que nos condicionan fuertemente y que son, desde

mi punto de vista, constelaciones de aquello de “No hay sentido en la vida si todo

termina con la muerte”.1

Estas constelaciones son ensueños, imágenes sin

intención que compensan nuestra carencia básica basada en el temor. El que tiene

hambre ensueña con la comida y este ensueño produce cierta distensión en el

circuito psicofísico, pero esto no resuelve el problema que plantea el hambre. 

 

“.......El hombre es un niño perdido ante la muerte”. (Marie Lenéru)

 

La materia prima de este estudio son mis notas personales de mi cuaderno de

bitácora y algunos libros de estudio y autores varios.

Al poner esta experiencia por escrito, estas intimidades, salen de la esfera

estrictamente personal y entran en el terreno de lo público y esta circunstancia me

obliga a traducir a otros mis propios significados. Las citas rescatadas sirven para

hacer una traducción de algunos registros y para ilustrar las comprensiones y

relaciones de esta indagación. 

Es interesante resaltar que cuando uno rastrea significados profundos difíciles de

precisar, al estar la conciencia en búsqueda copresente, dada la importancia

otorgada a esa búsqueda, en algún momento ésta parece encontrar el objeto

buscado, que encaja y que tiene el sabor de verdad interna. Me resulta evidente

ahora que hay otro modo de estructurar lo que llamamos “realidad” y cuando uno se

entrega o se coloca de ese modo se acrecienta la energía, emerge la alegría, no hay

temor copresente y todo parece tener sentido. Estamos pues en el camino de la

meditación interna y de la fe interna que son la gran propuesta de la arenga del

69 de Silo.

Muchas citas abren la puerta a nuevas profundizaciones y nuevas búsquedas,

imposibles de abordar en este corto ensayo. Así que puede quedar la sensación de

que “falta algo más...”. Estamos ante el reto de hacer nuevas relaciones entre las

partes, conectándolas con aquello que acrecienta nuestro Sentido.

Es la primera vez que hago una producción propia en esta línea, así que valga la

pena este intento como el inicio de algo siempre mejorable y ampliable. Animo a

muchos otros a que hagan su intento, así como me animaron a mí, y eliminen la

censura y autocensura, sobre todo porque las producciones tendrán una base

experiencial asegurada y ayudarán a crear Escuela.

 

Interés

En un momento de la vida cotidiana, viendo una película ˗por cierto

bastante mala-, en una escena en donde se efectuaba un juramento entre dos

partes, me invadió un registro de una profundidad e importancia nunca antes

imaginada. Fue realmente una “revelación” por el profundo estremecimiento

que me produjo. De repente la palabra y el compromiso tenían un sentido

nunca antes registrado de ese modo. Me ligaba a otros seres humanos de un

modo trascendente, por un afecto profundo e imperecedero. Nada podía

romper ese vínculo, ese juramento, porque estaba lanzado desde un lugar que

el tiempo no podia“devorar”. Entendí claramente que si uno jura en vano

queda encadenado4

. Estaba en presencia de un atisbo de inmortalidad5

. La onstatación de que lo inmortal y lo sagrado está en nosotros.6

Hacer más consciente ese registro, profundizarlo, ampliarlo, arrojar el

máximo de luz sobre el mismo, ese es el interés de este estudio y reflexión.

También surge la necesidad de revisar todas aquellas ceremonias en las que

asumí compromisos más o menos conscientes e incorporar todo ello adentro de

mi estilo de vida de un modo más intencional y profundo7

. En especial laceremonia de RECONOCIMIENTO que aparece en “El Mensaje de Silo”.